Potencia tu futuro, prioriza tu crianza

El objetivo en un Establecimiento Lechero es producir la mayor cantidad de leche y de la forma más eficiente posible. Para esto, debemos maximizar la producción desde la primera lactancia y esto se logra ofreciendo a nuestras vacas un entorno que les permita expresar todo su potencial genético. Asimismo, debemos cubrir las necesidades de reposición de nuestros tambos, los cuales se estima que rondan entre el 25% y el 35 %. Si somos eficientes en las etapas de crianza y recría podremos lograr un excedente de vaquillonas, lo cual nos permitirá crecer o destinar el mismo para la venta; en ambos casos esto significa un aumento en los ingresos para la Empresa Agropecuaria.

Sin embargo, muchas empresas no logran cubrir estas necesidades, debido a que no son eficientes en las etapas iniciales del sistema productivo, a saber, gestación, crianza y recría. Es posible observar en muchos establecimientos deficiente manejo de Vacas y Vaquillonas en el preparto, pobre manejo de terneras desde el nacimiento al desleche, inadecuados planes de alimentación, bajas tasas de crecimiento y altas tasas de morbi/mortalidad. Una de las etapas más importantes, y en donde tenemos mayor posibilidad de influenciar positivamente, en su entorno es el de la gestación y la crianza.

Puntualmente hablando de la crianza el mayor inconveniente que se presenta en esta etapa desde el nacimiento hasta los 21 días de vida es el de la Diarrea Neonatal, pudiendo ser el 78 % de las causas de enfermedad en terneras pre-desleche y la principal causa de mortalidad en los sistemas de crianza artificial. Los porcentajes de mortalidad en la etapa de crianza pueden variar entre un 1 y un 50%, y las diarreas neonatales de los terneros representan entre un 40 y un 70% de la causa de dichas muertes.1

Al analizar los datos de mortalidad en la crianza en los tambos argentinos, podemos ver trabajos en los cuales los datos relevados reflejan una mortalidad promedio de 10.1 %, con extremos que van desde el 1 % al 25 %.2

En otros estudios, con un total de 10.000 partos analizados y dividiendo la mortalidad en etapas, podemos observar una mortalidad perinatal del 4.6% y una mortalidad neonatal del 7.5%, que sumado nos da un 12.1 %.3

Es necesario empezar a evaluar al sistema desde una perspectiva holística, donde debemos considerar todas las partes como un conjunto y no de manera independiente. Así mismo, para garantizar el futuro de un animal es importante validar su potencial genético para el crecimiento y la producción de leche para tener un enfoque estructurado e integral del proceso de crianza.

Los genes de una vaca determinan qué potencial tiene en relación a producción y salud. Se ha demostrado que, específicamente durante el crecimiento, el entorno desempeña un papel muy importante en determinar si los genes de ese animal son expresados completamente. La influencia del entorno en la expresión genética de los animales se denomina epigenética. Es por esto que el adecuado manejo en etapas tempranas de nuestras terneras impactará positivamente:

  1. En la ecuación económica/financiera de la reposición anual
  2. En las tasas de crecimiento y desarrollo de nuestras terneras
  3. En la producción futura de nuestras terneras en su primera lactancia

Desde esta perspectiva proponemos para lograr estos objetivos un enfoque preventivo para la crianza de nuestras terneras, donde la PREVENCIÓN PRIMARIA debe ser el pilar fundamental, incrementado la inmunidad y minimizando los riesgos asociados a la enfermedad, a través del calostrado, vacunación, higiene, alojamiento, nutrición y bienestar, influyendo así sobre un ambiente favorable para expresar al máximo su potencial genético. Dentro de la PREVENCIÓN SECUNDARIA es importante realizar el diagnóstico temprano de la enfermedad evitando su diseminación. Finalmente, como PREVENCIÓN TERCIARIA es importante restablecer la salud de inmediato, a través de la terapia más adecuada y efectiva con el objetivo de lograr un uso racional de antibióticos.

Autores:

  • Clara Fernandez, M.V. Representante Técnico-Comercial de Rumiantes, MSD Salud Animal, Región Sur, Argentina
  • Mauricio Grierson, M.V. Representante Técnico-Comercial de Rumiantes, MSD Salud Animal, Región Sur, Argentina

1NAHMS, 1996; Bilbao, 2006.
2Proyecto INDICES – Baudracco J., Lazzarini B., y otros. – UNL, 2014.
3Ing. Agr. Gerardo Severín (www.ciasfe4.org.ar/) año 2000.